La suspensión de desahucios y lanzamientos se prorroga hasta el 9 de mayo y se darán ayudas a propietarios

Sólo tres días antes de Navidad y en el penúltimo Consejo de Ministros de 2020, el decreto contra los desahucios que ha sufrido el juego de la sokatira entre el sector gubernamental del PSOE y el de Podemos fue aprobado finalmente ayer como escudo social de los más vulnerables hasta el 9 de mayo, en la que expirará el vigente estado de alarma. Después de semanas de choques de puertas adentro y también en público a pie de micrófono, el decreto suspende todo desahucio hasta el 9 de mayo y impide cortar el agua, la luz o el gas a los hogares vulnerables, pero atiende y ayuda el propietario . “Busca proteger a las personas y familias más vulnerables, pero proteger también los derechos de terceros, como son los arrendadores. Es una norma que no legitima ninguna ocupación de viviendas y que distingue perfectamente casuísticas “, avisa el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. Ausente en la rueda de prensa del Consejo de Ministros,ad hoc .

El decreto contra los desahucios extiende el escudo a golpeados por la Covidien-19 y más allá del límite actual del 31 de enero, y no se ha forjado sólo en el fuego lento de la tensión entre Pedro Sánchez y Iglesias, sino que fue Gabriel Rufián (ERC) quien redobló la presión registrando en el Congreso una enmienda firmada con Jaume Asens (Podemos) y EH Bildu. “A cambio de nada”, espetaba Rufián ayer en tono irónico a quien -al independentismo- le ha censurado la entrega de ERC del sí a los presupuestos.

Nadie será desahuciado -o víctima de llançament- por impago del alquiler hasta el 9 de mayo, y eso incluye familias con menores a cargo, con personas dependientes o víctimas de violencia machista que vivan en pisos propiedad de grandes poseedores de viviendas (más de diez inmuebles urbanos) aunque no tengan un contrato o título habilitante para residir. Para ejecutar un desahucio, el decreto obliga a la Generalitat y las comunidades a encontrar una alternativa digna, que no puede ser ni un albergue ni un polideportivo. “Las comunidades deben proveer alternativas: si éstas se resuelven favorablemente, el tema se habrá resuelto, y en caso de que no se pudiera resolver, el propietario tendrá derecho a una compensación”, avisa el ministro Ábalos.

A la hora de impedir el corte del agua, la luz o el gas, será suficiente con presentar el bono social o el estatus equivalente en una factura para que las compañías eléctricas, de gas y de agua mantengan el suministro. “No es la panacea y tendremos que continuar trabajando, pero ayudará muchas familias”, alababa Iglesias en su vídeo. Desde la mesa donde ayer había tres ministros socialistas y jefe de Podemos, la ministra portavoz, María Jesús Montero, se refugiaba en la ironía y celebraba “la política de las cosas, y no las cosas de la política”, y despreciaba que “alguien se haga padre o madre”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: