Cuando la religión da pie a organizaciones terroristas

La religión es una de las causas que dan pie a la creación de organizaciones terroristas, junto con los conflictos políticos y los sociales.

El islamismo radical, representando por organizaciones terroristas como Daesh (Estado Islámico), Al Qaeda o el Talibán, justifica sus acciones como parte de una lucha por imponer el califato universal, regido por la ley de Alá (Sharia), especialmente en Occidente.

Los motivos religiosos son esgrimidos para justificar los actos terroristas contra los “infieles”, tanto por las organizaciones como por los lobos solitarios que actúan en nombre de estas.

¿La religión como instrumento?

¿Las organizaciones terroristas del islamismo radical están usando la religión como un instrumento? Datos del Centro de Lucha contra el Terrorismo, en West Point, (CTC, por sus siglas en inglés),  fomentan el debate sobre un uso manipulado de la religión para captar a los combatientes dispuestos a perpetrar actos terroristas.

Los datos indican que menos 15% de los combatientes están formalmente educados en la religión, y que gran parte de los que se unen al radicalismo islamista ha sido recientemente convertido al Islam.

Estas características serían las preferidas por los líderes yihadistas a la hora de captar combatientes. La razón: evitar de parte de los reclutas un cuestionamiento o crítica a lo que les dicta la religión, de acuerdo con la conveniencia de las organizaciones.

Otra demostración de uso de la religión como instrumento se plantea en el estudio Literalidad coránica a medida: las aleyas incompletas de Al Qaeda en el Magreb islámico. De acuerdo con esta investigación, la organización terrorista no modifica lo que dice el Corán, lo cual desecha la tesis de manipulación de los textos sagrados. Lo que sí hace es emplear en su propaganda citas del Corán literales, pero incompletas y descontextualizadas, acomodadas según la conveniencia de la organización.

Religión y violencia

Tanto en el judaísmo como el Islam se acepta el uso de la violencia legítima. Para ello se basan en la creencia de que han sido elegidos por Dios. Esta característica justificaría una acción violenta contra otros pueblos o colectivos, considerados enemigos de su fe, sobre todo si oponen resistencia a los intereses del pueblo elegido que tiene una relación especial con Dios.

En el caso del Islam, la violencia se sistematizó en nombre de la lucha por la causa de Alá (yihad) que debía librarse para lograr la victoria de la verdadera religión sobre los enemigos de esta. Esta vertiente del Islam, que tiene una tradición de siglos, es sobre la cual se fundamentan las organizaciones terroristas. Existe otra corriente de esta religión que se opone a la violencia.

Terrorismo islamista sigue en auge

De acuerdo con el Índice Mundial de Terrorismo 2019, una organización del islamismo radical, el Talibán, fue el grupo terrorista más mortífero en 2018: fue responsable de 38% de todas las muertes a causa del terrorismo en el mundo. El mismo informe señala que el Talibán desplazó del primer lugar al Estado Islámico de Irak y el Levantamiento, debido a la derrota sufrida por este grupo que condujo a una disminución de los ataques terroristas en Irak y Somalia.

Este hecho sumado al aumento de la actividad terrorista del Talibán en Afganistán, hizo que este grupo ocupara el primer lugar como la organización terrorista más letal.

En Nigeria, tercer país más afectado por el terrorismo, según el informe, se registraron más de 100 muertes más por causa del terrorismo que las registradas en el índice del año anterior. En ese país africano opera también una organización terrorista de corte yihadista, Boko Haram, que asesina a cristianos, destruye iglesias y secuestra niñas y pastores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.