Los agricultores se alzan contra los precios injustos en medio de la peor crisis agroalimentaria en décadas

Los agricultores han participado en varias movilizaciones en todo el país protestando por la falta de precios justos en el mercado. El sector agroalimentario está viviendo una de sus peores crisis de rentabilidad en las últimas décadas. En 2019, el ingreso agrícola cayó un 9%. Entre los desafíos, los sindicatos han destacado el desequilibrio en la cadena agroalimentaria.

El fenómeno actual que tiende a concentrar el poder en las grandes cadenas en detrimento de los pequeños productores está “empujando al límite a miles de familias en toda España”, advirtieron los sindicatos . El precio de algunos productos ha alcanzado mínimos históricos en los últimos meses. Este es el caso del aceite de oliva, que ha caído alrededor del 20%, de € 2.5 ($ 2.75) a € 2 ($ 2.2), los agricultores significando están vendiendo con pérdidas.

Esta cifra contrasta con los precios en los supermercados, donde las botellas cuestan alrededor de 4 euros. Además de la transformación del mercado, los agricultores se enfrentan a las consecuencias de la guerra comercial internacional. En octubre pasado, la administración de EE. UU. Implementó las barreras comerciales anunciadas relacionadas con el caso de Airbus contra productos europeos como el aceite, el vino o el queso por valor de 8 mil millones euros.

El gobierno estimó un impacto de alrededor de 900 millones de euros, de los cuales el aceite de oliva es el principal producto afectado. En este contexto, el gobierno convocó a licitaciones para retirar el aceite de oliva y almacenarlo a corto plazo para regular la oferta del mercado. La Comisión Europea ha respaldado la medida considerando la incertidumbre del comercio exterior junto con los precios bajos y “un nivel excepcionalmente alto de existencias iniciales”.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, celebró el “resultado positivo” de la tercera licitación desde que la Comisión Europea autorizó la retirada de 149,630 toneladas. La semana pasada, Planas sostuvo una reunión con el Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Sonny Perdue, en la que el ministro español destacó que los aranceles en el sector agroalimentario “no son la solución”.

El desafío climático también es una gran preocupación para el sector, que está obligado a cumplir con altos estándares ambientales mientras compite con productos de otros territorios con menores requisitos.

Distribución a gran escala VS sindicatos agrícolas

Después de todas estas hostilidades, las manifestaciones en toda España han aumentado desde principios de 2020. Los agricultores sienten que las instituciones gobernantes los han dejado solos. “Las protestas están destinadas a ser un punto de inflexión dada la dinámica que está llevando a la ruina de los agricultores en muchos sectores”, dijeron los sindicatos.

Las principales carreteras y autopistas en algunas ciudades de Andalucía y Extremadura fueron cortadas durante las movilizaciones de la semana pasada. Las protestas se extendieron a la capital el miércoles (5 de febrero), cuando los agricultores pidieron soluciones frente al Ministerio de Agricultura de Madrid.

En respuesta a las movilizaciones, el ministerio Planas ha lanzado una mesa de diálogo con los principales sindicatos agrícolas ASAJA, COAG y UPA. Después de celebrar la primera reunión el lunes (3 de febrero), Planas anunció que se reunirá con las empresas de distribución a gran escala como Carrefour, Lidl y Mercadona con el objetivo de poner fin a la estrategia de reducción de precios de las grandes cadenas.

“No podemos permitirnos perder el valor económico del campo español”, dijo Planas, quien también enfatizó la dispersión de la oferta en relación con la concentración de la distribución como el principal problema estructural del sector. España tiene alrededor de 800,000 productores y 4,000 cooperativas. “Somos el cuarto país productor de productos agroalimentarios más grande de Europa, pero no hay una cooperativa española entre las 50 principales de la UE”, indicó el ministro.

España rural en el centro del escenario de la política española

Entre las medidas anunciadas, el gobierno tiene la intención de reformar la Ley de la Cadena Alimentaria para luchar contra las “prácticas de competencia desleal” y “evitar ventas con pérdidas”. Sin embargo, los sindicatos no confían en que esto sería suficiente para resolver las disparidades del mercado.

Una de las propuestas que han cobrado fuerza últimamente es la aprobación de una ley de precios mínimos en el sector agrícola.

El gobierno ha declarado que ninguna administración puede establecer precios, aunque está abierto a establecer medidas regulatorias para reducir la volatilidad de los precios, tanto desde un punto de vista económico como climático.

En contraste, el partido anti-austeridad Unidas Podemos —en el gobierno de coalición desde enero— ha defendido recientemente la necesidad de un proyecto de ley sobre precios mínimos, una medida que se incluyó en sus promesas políticas.

Una cosa en la que tanto el Partido Socialista (PSOE) como Unidas Podemos tienen un consenso es la necesidad de colocar el desafío de la “España rural” en la parte superior de la agenda del gobierno.

Especialmente teniendo en cuenta la amenaza de la extrema derecha, que ha conquistado las zonas rurales de países como Francia, donde los partidos tradicionales no pudieron mejorar la vida de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.