La historia detrás de los números de la ruleta del casino

El mundo del entretenimiento ha evolucionado digitalmente en los últimos tiempos a pasos agigantados. Con más opciones de entretenimiento que nunca, todavía hay millones de personas en todo el mundo que siguen jugando a la ruleta. Considerado el juego de azar por excelencia de los casinos, la ruleta es un juego que ha permanecido intacto durante siglos, siendo una de las pocas modalidades de juego que ha resistido el paso del tiempo sin muchos cambios. Además de conquistar los establecimientos de juego tradicionales, este juego de azar se ha apoderado de los casinos online, especialmente porque es fácil de jugar y, por encima de todo, es bastante emocionante.

La ruleta tiene una historia variada, pero es uno de esos juegos de azar que apenas ha cambiado a lo largo de los siglos. La teoría más extendida es que el físico, filósofo y matemático francés Blaise Pascal (1623-1662) inventó la rueda de la ruleta en Francia en el siglo XVII. Esta primitiva rueda fue producto de la fascinación del matemático francés por encontrar el movimiento perpetuo y desafiar las ideas modernas de la física, en lugar del juego. Aunque no pudo crear la máquina, ya que la fuerza y la fricción, entre otras ocas, impedían el movimiento constante, la rueda de Pascal encontró un propósito entre la élite de París, dando origen a uno de los juegos de casino más populares de todos los tiempos. 

La rueda de la ruleta diseñada por el matemático francés tenía 36 números. A diferencia de una ruleta de números, como la que se puede crear con amigos de forma casera, la decisión de la ordenación numérica establecida por Pascal en el siglo XVII no fue casual. El francés consideró el orden establecido para que los 36 números, tanto bajos como altos, tuvieran las mismas posibilidades de salir. Una decisión que benefició a los jugadores. Sin embargo, el orden de los números en el tapete tiene un orden progresivo. Es decir, los números de la tabla de apuestas son contiguos y siguen un orden riguroso del 1 al 36.

La historia del cero de la ruleta

La ruleta avanzó lentamente a lo largo del siglo XVIII entre las casas de juego ilegales en Francia y los países vecinos, utilizando la rueda de doble cero (conocida actualmente como ruleta americana).  De esta forma, la ruleta de un solo cero no era la forma original. No fue hasta mediados del siglo XIX cuando se adaptó el mecanismo ideado por Pascal a la forma lúdica que conocemos hoy en día. En 1843, los propietarios de casinos Francois y Lois Blanc diseñaron una ruleta con un solo cero, que introdujeron en la ciudad alemana de Bad Homburg, famosa por sus numerosos casinos. Esta variedad de ruleta ofrecía una ventaja de la casa más favorable para los jugadores que otros establecimientos de juego, que utilizaban la rueda tradicional.

Tras el éxito de la ruleta de un solo cero, el rey Carlos III de Mónaco contactó con los hermanos franceses para introducirla en el Principado de Mónaco, con el objetivo de resolver los problemas económicos del pequeño país situado en la costa mediterránea de Francia. Esta variación atrajo a miles de aficionados a los juegos de azar, que llegaron al Principado de Mónaco para disfrutar de esta modalidad de juego. Además, Francia prohibió el juego en esa época, lo que hizo que Mónaco fuera aún más deseable para los jugadores. De hecho, los aristócratas y la realeza de toda Europa viajaron a Mónaco para probar suerte en la ruleta, convirtiendo al Casino de Montecarlo en uno de los establecimientos de juego más exclusivos del ‘Viejo Continente’.  Una reputación que ha mantenido en gran medida hasta el día de hoy.

El doble cero de la ruleta americana

El éxito de la ruleta no escapó a la influencia estadounidense. En el siglo XIX, la ruleta cruzó el charco con los colonos europeos que viajaron a Louisiana. Mientras la gente de Luisiana disfrutó de la llegada de la ruleta, la capital del juego de Estados Unidos en ese momento, Nueva Orleans, no acogió con satisfacción este juego de azar. A los casinos estadounidenses no les gustaron la idea del cero, ya que ofrecía una baja ventaja a la casa, por lo que intentaron desarrollar nuevas versiones para aumentar las probabilidades a su favor. Para conseguir una ventaja mayor, agregaron el doble cero a la rueda de la ruleta. Por este motivo, la ruleta americana tiene 38 número (del 1 al 36, 0 y 00), en lugar de los 37 de la ruleta europea.

La ruleta en el siglo XXI

Hoy en día, la ruleta americana es la versión menos conocida en los establecimientos de juego tradicionales y los casinos online. Esta variante sigue manteniendo los 38 números, que se dividen uniformemente entre rojo y negro, pero además de tener el 0, también tiene el 00. Esto hace que los jugadores tengan menos posibilidades de ganar, ya que las casillas del 0 y el 00 representan una mayor ventaja de la casa. Por este motivo, la ruleta europea sigue siendo el tipo de ruleta más popular en la actualidad, debido a que cuenta con la única excepción del 0. Los aficionados a los juegos de azar también pueden encontrar la ruleta francesa, que se juega en la rueda europea, pero tiene dos reglas adicionales: En Prison y La Partage. Estas dos reglas ofrecen más posibilidades de ganar a los jugadores.

No cabe duda de que la ruleta se ha mantenido como el juego de azar por excelencia del mundo de los casinos. Sin embargo, el atractivo de esta modalidad de juego se ha visto reforzado por la irrupción de los casinos online, que permiten a los jugadores disfrutar de la ruleta en cualquier momento y en cualquier lugar. Además, las plataformas de juego online han introducido una nueva variante, la ruleta en vivo. Este tipo de ruleta combina en tiempo real las mesas virtuales de los casinos online con un plató ubicado en un casino real dirigido por crupieres de carne y hueso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: