El COVID-19 provoca un aumento de las muertes por tuberculosis por primera vez en una década

“La interrupción de los servicios sanitarios esenciales debido a la pandemia podría empezar a desbaratar años de progreso contra la tuberculosis”, advierte la agencia de la ONU para la salud.

Las muertes por tuberculosis, una de las principales causas de muerte por enfermedad infecciosa en el mundo, han aumentado por primera vez en una década, como consecuencia directa de la pandemia por COVID-19, según afirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los nuevos datos de la agencia de la salud ponen de manifiesto cómo el progreso mundial de los últimos años en la lucha contra esta enfermedad prevenible se ha “invertido” desde que la pandemia desbordó los sistemas de atención sanitaria en 2020, impidiendo que las personas vulnerables pudieran buscar asistencia.

Los confinamientos también obstaculizaron el acceso de muchas personas a los servicios esenciales de atención sanitaria, revela el informe mundial sobre la tuberculosis de 2021. Y advierte que el número de muertes por la enfermedad “podría ser mucho mayor en 2021 y 2022”, según las últimas previsiones.

“Este informe confirma nuestros temores de que la interrupción de los servicios sanitarios esenciales debido a la pandemia podría empezar a desbaratar años de progreso contra la tuberculosis“, dijo el director general de la Organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Se trata de una noticia alarmante que debe servir de llamada de atención mundial sobre la necesidad urgente de inversiones e innovación para colmar las lagunas en el diagnóstico, el tratamiento y la atención de los millones de personas afectadas.”

1,5 millones de víctimas

El informe sobre la tuberculosis, que abarca la respuesta a la epidemia en 197 países y zonas, revela que en 2020 murieron alrededor de 1,5 millones de personas de tuberculosis, más que en 2019.

Esto incluye los 214.000 pacientes con VIH, afirma la agencia de la ONU, que señala también que el aumento general de la tuberculosis se produjo principalmente en 30 países entre los que se encuentran Angola, Indonesia, Pakistán, Filipinas y Zambia. 

Debido a la nueva pandemia de coronavirus, muchas personas no pudieron ser diagnosticadas en 2020 porque no pudieron acceder a la prestación y el acceso a los servicios esenciales de tuberculosis. 

Como dato preocupante, la OMS señala que el número de personas recién diagnosticadas con la enfermedad cayó de 7,1 millones en 2019 a 5,8 millones en 2020, lo que significa que muchas menos personas fueron diagnosticadas, tratadas o se les proporcionó tratamiento preventivo contra la tuberculosis, en comparación con 2019. 

El gasto general en servicios esenciales para esta enfermedad también se redujo. Además, la mayor caída en las notificaciones de tuberculosis entre 2019 y 2020 se dio en la India (un 41% menos), Indonesia (14%), Filipinas (12%) y China (8%). 

“Estos y otros 12 países representaron el 93% de la caída total mundial de las notificaciones”, afirma la OMS. 

También se redujo el suministro de tratamiento preventivo de la tuberculosis. Unos 2,8 millones de personas tuvieron acceso a este tratamiento en 2020, lo que supuso una reducción del 21% desde 2019. Además, el número de personas tratadas por tuberculosis farmacorresistente se redujo en un 15%, de 177.000 en 2019 a 150.000 en 2020, es decir, solo llegó a una de cada tres personas que lo necesitan.

Restablecer los servicios esenciales de la enfermedad

En la actualidad, unos 4,1 millones de personas padecen tuberculosis, pero no han sido diagnosticadas con la enfermedad o su estado no ha sido notificado a las autoridades nacionales. Esta cifra es superior a los 2,9 millones de 2019. 

Las recomendaciones del informe incluyen un llamamiento a los países para que pongan en marcha medidas urgentes para restablecer el acceso a los servicios esenciales de la tuberculosis, una duplicación de la inversión en investigación e innovación en materia de esta enfermedad infecciosa y una acción concertada de todo el sector de la salud y de otros sectores para abordar las causas sociales, ambientales y económicas de la enfermedad y sus consecuencias.

Datos sobre la tuberculosis

  • La tuberculosis es la segunda causa de muerte por enfermedad infecciosa después del COVID-19. Está causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, que suele afectar a los pulmones. Se propaga cuando las personas enfermas de tuberculosis expulsan bacterias al aire, por ejemplo, al toser.
  • Alrededor de nueve de cada diez personas que enferman por tuberculosis cada año viven en 30 países. La mayoría son adultos, pero los hombres representaron el 56% de los casos en 2020, por delante de las mujeres (33%) y los niños (11%). La OMS afirma que muchos de los nuevos casos de tuberculosis son atribuibles a la desnutrición, la infección por el VIH, los trastornos por consumo de alcohol, el tabaquismo y la diabetes.
  • Los 30 países con mayor carga de tuberculosis son Angola, Bangladesh, Brasil, China, el Congo, Etiopía, Filipinas, Gabón, India, Indonesia, Kenia, Lesoto, Liberia, Mongolia, Mozambique, Myanmar, Namibia, Nigeria, Pakistán, Papúa Nueva Guinea, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República Unida de Tanzania, Sierra Leona, Sudáfrica, Tailandia, Uganda, Viet Nam y Zambia.
  • La tuberculosis es prevenible y se puede curar. Alrededor del 85% de las personas que desarrollan la enfermedad pueden ser tratadas con un tratamiento de medicamentos de seis meses, que tiene el beneficio adicional de reducir la transmisión de la infección.

Fuente: ONU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: