Feijóo revalida la mayoría absoluta y Urkullu gana las elecciones vascas

El candidato gallego del Partido Popular aseguró su cuarta mayoría absoluta el domingo, mientras que el ‘lehendakari’ podrá gobernar con el apoyo de otros grupos.

En tiempos de pandemia, estabilidad política. Las primeras elecciones celebradas en España desde que comenzó la crisis del coronavirus , en la que los residentes de las Comunidades Autonómicas de Galicia y el País Vasco acudieron a las urnas el domingo, transmitieron un mensaje muy claro. El presidente de la Xunta, Albert Núñez Feijóo, aseguró su cuarta mayoría absoluta con una aplastante victoria sobre la izquierda, un resultado al que ningún otro líder regional de su partido podría acercarse. Mientras tanto, en el País Vasco, Iñigo Urukullo, llevó a su Partido Nacionalista Vasco (PNV) a su mejor resultado desde 1984, con alrededor del 40% de los votos.

Sin embargo, para los dos partidos que gobiernan España desde Madrid, el día fue desastroso. El socio menor del Partido Socialista (PSOE) en el gobierno de coalición nacional, el izquierdista Podemos , obtuvo un resultado terrible en Galicia, perdiendo todos sus escaños en el parlamento regional. También perdió la mitad de su representación en el País Vasco. El PSOE, mientras tanto, no logró avances en ninguna de las regiones, e incluso fue golpeado por el Bloque Nacionalista de Galicia (BNG), que, junto con el partido independentista izquierdista pro vasco EH Bildu, fue el gran ganador de la noche.

El lento retorno a una cierta normalidad social pasó su primera prueba sin grandes sobresaltos. Los temores de que los votantes se mantengan alejados de las urnas, como sucedió hace dos meses en las elecciones municipales en Francia, que vieron niveles de abstención de casi el 60%, no se cumplieron. La participación se redujo, en siete puntos en el País Vasco y cinco puntos en Galicia, pero la participación final fue del 53% y 59%, respectivamente.

El día avanzó normalmente, a pesar de la situación extraordinaria, y los resultados estuvieron en línea con las encuestas de opinión realizadas en las últimas semanas. La gestión de la crisis del coronavirus por parte de los gobiernos gallego y vasco fue aprobada por los votantes, que optaron por las opciones más tradicionales en las urnas, el PP y el PNV, los dos partidos que casi han monopolizado el poder en ambas regiones en las últimas cuatro décadas. del sistema regional autónomo en España.

Durante la campaña, Feijóo dijo que necesitaba una victoria “estratosférica”, y los ciudadanos lo respaldaron. El líder del PP gallego ha igualado a uno de sus predecesores, Manuel Fraga, con una cuarta mayoría absoluta consecutiva y ha batido su propio récord electoral, superando el 48% de los votos y conservando los 41 escaños que tiene en el parlamento regional. .

Mientras tanto, en el País Vasco, el enfoque de línea dura del candidato del PP Carlos Iturgaiz, que había sido respaldado por el líder nacional del partido, Pablo Casado, fue un fracaso. Gracias a su campaña más mesurada, Feijóo también logró mantener a raya a Vox , que no logró obtener un escaño en las elecciones gallegas. Ciudadanos también se quedó sin ningún diputado en el parlamento regional, al no obtener ni siquiera el 1% de los votos.

La victoria de Urkullu no fue tan rotunda, pero el mapa político vasco siempre ha estado más fragmentado. El lehendakari , como se conoce al primer ministro de la región, le dio al PNV su mayor victoria en 36 años, con el partido asegurando 31 escaños. Con el apoyo de los socialistas, que vieron resultados más modestos, con solo un asiento adicional, los dos partidos tienen 41 asientos, una mayoría absoluta en la cámara de 75 asientos.

Hubo grandes noticias para la izquierda abertzale . EH Bildu recogió cinco escaños y cuatro puntos porcentuales, obteniendo el 27% de los votos. Las dos principales fuerzas nacionalistas en la región representan el 67% de los votos. Los resultados apuntan a que este apoyo fue tomado de Elkarrekin Podemos, la rama vasca del grupo de izquierda liderado por el viceprimer ministro Pablo Iglesias, que perdió más de la mitad de su representación.

El primer intento de una coalición entre el PP y Ciudadanos en el País Vasco fue un desastre, y el primero pasó de los nueve diputados que recogió en 2016 a cinco el domingo para las dos partes juntas. Vox, mientras tanto, logró obtener un escaño en el parlamento regional vasco por primera vez gracias a un diputado por Álava, donde obtuvo más del 3% de los votos.

En Galicia, hubo un cambio sísmico en términos de la izquierda. El avance del BNG, que ya había sido predicho en las encuestas, se materializó a costa de los socialistas gallegos (PSdeG). Dirigido por Ana Pontón, de 42 años, el partido ha capturado a un gran número de mujeres votantes, según las encuestas, y ahora es el segundo grupo más grande en el parlamento y encabeza la oposición.

Medidas frente al coronavirus

Las precauciones tomadas para evitar contagios de coronavirus se cumplieron sin problemas en las mesas de votación, con mesas separadas, geles de manos y máscaras faciales obligatorias. Los temores de que los funcionarios de votación se negarían a presentarse no se cumplieron, y todas las mesas de votación se organizaron adecuadamente a primera hora del domingo por la mañana.

A Mariña lucense en Galicia y Ordizia en el País Vasco están actualmente sujetas a medidas especiales debido a brotes de coronavirus . Si bien hubo una ligera caída en la participación en las áreas, no se desplomó como algunos temían.

El día transcurrió sin incidentes, y no hubo problemas con las 300 personas en las dos regiones con infecciones activas por coronavirus a las que se les prohibió emitir su voto. La medida resultó ser muy controvertida entre los expertos constitucionales, pero fue respaldada por la comisión electoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!