Simplifica la tarea del planchado en tu hogar

Siendo sinceros, planchar puede no ser tan sencillo como siempre nos han transmitido. Existen múltiples variables que intervienen en que una prenda consiga un acabado perfecto, como el centro de planchado, el tejido de la prenda o incluso el post-planchado, es decir, la colocación de la misma una vez terminado el proceso.

Como consecuencia, en los últimos años la tecnología ha desarrollado diferentes métodos de planchado y una maquinaria más sencilla de utilizar para esta actividad. En la práctica, ello supone que a la plancha convencional se unen otras herramientas capaces de obtener un resultado increíble en la prenda de ropa.

Centros de planchado a vapor con caldera

Aunque la vaporella fue fabricada por primera vez en el 1978, sus diseños han ido mejorando y adaptándose con los años. En líneas generales, estos centros de planchado se distinguen por disponer de una autonomía ilimitada y una caldera de alta presión con orificios que actúa directamente sobre la prenda, obteniendo un resultado inmediato.

Su utilización de sumamente sencilla, ya que es más pequeña que las planchas convencionales. Además, la mayoría de ellas disponen de una garantía de 10 años.

Plancha generadora de vapor

Las planchas generadoras de vapor son vaporellas mucho más ligeras y potentes. Se trata de planchas que son autónomas (sin cables) y se calientan en menos de 1 minuto, lo cual las convierte en herramientas perfectas para quienes dispongan de poco tiempo en su día a día.

A diferencia de los centros de planchado a vapor con caldera, las planchas generadoras de vapor no disponen de varios programas. Dado que fueron diseñadas para facilitar su uso a quienes no estaban familiarizados son el planchado, estos aparatos se autorregulan sin que el usuario deba realizar cambios. Asimismo, disponen de una función eco para ahorrar electricidad y agua.

Planchado vertical

En los últimos años se han puesto de moda las vaporellas verticales o, como se las conoce comúnmente, las «planchas verticales». Estos utensilios se caracterizan por su rapidez y facilidad de uso, ya que no requieren que una prenda sea colocada en una tabla de planchar de cierta manera y se proceda a la actividad del planchado. Por el contrario, diferentes tejidos (incluyendo los delicados) pueden ser planchados si se colocan verticalmente, pues estas disponen de varios programas de uso dependiendo del modelo.

Existen diferentes planchas verticales. La vaporella vertical styler, por ejemplo, está diseñada para el guardarropa y, al ser de un tamaño considerable, posee hasta 2 litros de autonomía, lo cual permite su uso en numerosas prendas. Por su parte, la vaporella portatil es de tamaño reducido, pudiéndose transportar en los viajes sin problema. No obstante, este último modelo fue concebido para planchar pequeñas arrugas.

Tablas de planchar

Aunque no lo creas, las tablas de planchar también influyen en el aspecto final de una prenda. Dependiendo del modelo de plancha que utilicemos, es conveniente cambiar la tabla, ya que estos dos utensilios fueron diseñados para utilizarse de manera conjunta.

Así, las planchas a vapor requieren la presencia de tablas de planchar para el planchado a vapor, mientras que las planchas convencionales debieran utilizarse con tablas que sean capaces de retener el calentamiento y la aspiración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: