7 situaciones en las que puedes necesitar un abogado de familia

Existen múltiples asuntos domésticos o familiares que deben resolverse en los juzgados. Por suerte, los abogados de familia cuentan con un amplio conocimiento de la normativa vigente para brindar una solución adaptada a las necesidades de sus clientes.

Erróneamente, muchas personas consideran que los servicios de los abogados de familia solo se limitan a redactar acuerdos prenupciales o lidiar con un divorcio. La verdad es que estos profesionales de la ley están capacitados para tratar cualquier asunto de carácter doméstico o familiar.

En este sentido, quienes requieren asesoramiento legal ante desahucios, reparto de herencias, divorcios y separaciones, hasta gestionar una pensión de alimentos, entre otros, encontrarán en los abogados de familia la ayuda profesional que necesitan.

¿Cuándo se debe buscar un abogado de familia?

Aunque la ley tiene el objetivo de propiciar la convivencia y la armonía social, no es un secreto que en ocasiones puede ser compleja y difícil de entender. Por ello, quienes se enfrentan a una disputa legal en un caso familiar o doméstico, no deben dudar en contratar los servicios de los mejores abogados de familia.

Estos profesionales destacan dentro del campo del Derecho por su especialización. Al dedicarse al Derecho de familia, los abogados cuentan con la experiencia necesaria para abordar, eficientemente, todo tipo de problemas que pueda afectar a los hogares.

A continuación se presentan algunos de los principales servicios y casos para los que los mejores abogados de familia están disponibles.

Demanda de ejecución de sentencia

A través de un procedimiento civil o penal, los abogados de familia buscan la solución más óptima y rápida para resolver el incumplimiento de alguno de los padres en relación con responsabilidades como el régimen de visitas o el pago de pensiones, entre otras.  

Divorcios y separaciones

Poner fin a un matrimonio nunca es fácil, debido a los aspectos emocionales y financieros que comparten las parejas. 

No obstante, los abogados de familia se encargan de tramitar y agilizar todo el procedimiento legal tras un divorcio y separación, para hacer de esta nueva etapa, algo mucho más sencillo y cómodo para ambas partes.

Emancipaciones de menores bajo determinadas condiciones legales

En este proceso, los menores con al menos 16 años cumplidos que se encuentren interesados en emanciparse, pueden optar para ser reconocidos como un mayor de edad, a través de un ordenamiento jurídico. 

No obstante, deben presentar ciertos requisitos, para lo que necesitarán los servicios de los mejores abogados de familia.

Herencias

Asimismo, los abogados de familia se encargan de mediar y tramitar todos los aspectos legales que conlleva el reparto de una herencia. También ayudan a simplificar las dificultades que se puedan suscitar en torno al patrimonio familiar.

Incapacitación judicial

Los abogados de familia están cualificados para gestionar ante la ley el procedimiento de incapacitación. Además de asesorar a la familia durante todo el proceso y lograr la sentencia judicial, estos profesionales también se encargan de presentar anualmente, ante el órgano judicial, las cuentas anuales de la tutela o curatela de la persona incapacitada.

Pensión compensatoria

Independientemente de que se trate de un matrimonio con hijos o sin ellos, este tipo de pensión tiene el objetivo de servir como compensación para ambas partes.

Liquidación de gananciales

Los abogados de familia orientan y ayudan a las parejas en proceso de divorcio o separación, a alcanzar una liquidación racional, justa y ecuánime, de los bienes que integran su sociedad de gananciales.

Aunque la lista de servicios que prestan los abogados de familia es mucho más extensa, es necesario recordar que estos profesionales no solo saben gestionar aspectos delicados de los casos familiares y domésticos, además, ayudan a las familias a ahorrar tiempo y dinero en diversos procedimientos legales.

Sin duda, uno de los errores más frecuentes que cometen muchas personas, es aventurarse a representarse a sí mismos ante los juzgados, por casos familiares o domésticos. Los abogados de familia poseen los conocimientos y la experiencia necesaria para encontrar la mejor solución posible para sus clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: