Cuadernos Rubio y otras actividades para este verano

Durante el verano, los niños dedican la mayor parte del tiempo al descanso y el entretenimiento. No obstante, es una buena estrategia que dediquen, al menos, un par de horas cada día a practicar algunas de las habilidades adquiridas en la escuela, de modo que estén preparados para el regreso a las clases.

Para eso, desde hace más de 60 años, se crearon los primeros Cuadernos Rubio, ideados para mejorar la caligrafía y la agilidad matemática de los estudiantes. Se trata de un método de refuerzo pedagógico creado por el docente valenciano Ramón Rubio, quién en un principio imprimía él mismo de forma artesanal los cuadernillos que distribuía a sus propios estudiantes.

¿Cuáles son los beneficios de los Cuadernos Rubio?

Sin duda, los Cuadernos Rubio se han convertido en una referencia en España, conocidos por varias generaciones de estudiantes de primaria, generaciones que hoy en día ya son padres y continúan el legado. Se trata de un método de refuerzo académico basado en la repetición de ejercicios básicos de matemática, escritura y caligrafía.

Antes de incluirlos en nuestro carrito de compra, junto a las cartulinas de colores, lápices y otros materiales de papelería para la vuelta al cole, repasemos algunos de sus beneficios más destacados:

Refuerzo de la psicomotricidad fina

Al principio, los niños se inician en la escritura con muchas dificultades, la principal de ellas, es aprender a coger el lápiz de forma correcta y luego, controlar la fuerza y afinar los trazos. Con los cuadernillos es posible potenciar todo este proceso y asegurar que el niño consiga desarrollar su motricidad fina a través de ejercicios que combinan la coordinación y la precisión.

Sienta las bases para futuros aprendizajes

Sabemos que el aprendizaje se desarrolla en etapas y la educación formal se compone de ciclos anuales. Por consiguiente, los cuadernillos de refuerzo pedagógico permiten que los niños puedan aprovechar el tiempo de vacaciones para prepararse y afrontar la siguiente etapa de aprendizaje, ganando mayor nivel de confianza.

Incentiva el aprendizaje autodidacta

Gracias a la sencillez del método, los niños pueden practicar con los ejercicios propuestos de forma independiente, incluso sin la supervisión de padres o maestros (aunque esta siempre será necesaria), desarrollando la capacidad de aprender por sí mismo, algo que se terminará reflejando en otros aspectos de su vida en el futuro.

Favorece la memoria

Uno de los retos más difíciles de superar en el proceso de aprendizaje es el de recordar gran cantidad de información, especialmente cuando esta es completamente desconocida y poco comprensible. Los ejercicios de repetición permiten que los niños se familiaricen con la caligrafía, la ortografía y también logren retener fórmulas matemáticas simples pero de gran utilidad.

Mejora la escritura a mano

En la actualidad, con un entorno dominado por la tecnología, se ha desplazado en gran medida el lápiz y el papel como herramienta académica. No obstante, la escritura a mano no es una habilidad irreconciliable con la tecnología y los cuadernillos Rubio sirven como herramienta para mejorar esta habilidad indispensable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: