¿Tu electrodoméstico se dañó? ¡No lo tires más, arréglalo!

En estos tiempos, todos los hogares tienen electrodomésticos, y en algunos de ellos, podemos encontrar estos aparatos que hacen la vida más fácil en cada ambiente.

Pero, es cierto que con el tiempo, el uso de los artefactos los deteriora y necesitan un cambio. Aquí surgen las preguntas: ¿se desecha? ¿se reemplaza? ¿se arregla? Para ello, hay que tener en cuenta su tiempo de vida y su valor.

En el caso de que la reparación se acerque al valor de compra de uno nuevo, quizás sea más interesante olvidarnos de los problemas y disfrutar de un electrodoméstico desde cero. Aunque esto casi no ocurre, ya que los valores de reparación siempre se corresponden con el 50% o menos del costo de uno nuevo. 

Desde ya que no todos los electrodomésticos cumplen la misma función, ni valen por ello lo mismo en el mercado. Algunos incluso son más propensos a romperse y su vida útil se reduce a unos pocos años.

Si bien la existencia de repuestos por marcas y genéricos contribuye a la posibilidad de no comprar un artefacto nuevo, el mantenimiento de nuestros electrodomésticos se vuelve un tema clave, como es el caso del trabajo que realizan en https://www.sobreseguro.es. El correcto uso de cada aparato, su limpieza y la atención adecuada ante el mínimo ruido o detalle que se perciba como que algo no funciona bien, va a ayudar a que disfrutemos de nuestros artefactos del hogar por un mayor período de tiempo y mejorar su rendimiento.

Cada electrodoméstico tiene, desde fábrica, algo que se denomina obsolescencia programada. Esta consiste en la durabilidad que los fabricantes han planificado para el artefacto eléctrico, lo que implica que en un momento determinado deje de ser funcional. Los celulares son un claro ejemplo de ello, los primeros que aparecieron duraban años. Hoy se puede estimar más de 2 años de uso que comienza a fallar la batería, la memoria o la pantalla táctil, nombrando lo que ocurre más comúnmente.

Paralelamente, los fabricantes también proveen de los repuestos originales y piezas de recambio sabiendo que esto es una realidad. Por ello es importante, que al momento de comprar los electrodomésticos, se tenga en consideración el valor futuro y aproximado de los repuestos, ya que muchas veces pueden superar lo que se espera que cuesten.

En la actualidad, dado el alto costo de estos artefactos del hogar y la mayor conciencia de impacto medioambiental, existe un nuevo pensamiento o filosofía. Esto está ligado a un uso más cuidadoso de los electrodomésticos y de brindarles el mantenimiento adecuado, dejando de lado el “usar y tirar” que estuvo vigente por mucho tiempo, en pleno auge y aparición de estos artefactos.

La abundante información disponible en blogs, foros y diferentes páginas web respecto de cómo solucionar problemas, convive con la posibilidad de reparar los artefactos del hogar. Muchas de las veces, ante un problema, se busca en internet la respuesta a todo: generalmente se puede dar curso a la solución; una vez desarmado o abierto nuestro electrodoméstico puede perder el aval de la garantía y se deberá pagar un costo aún mayor por esta acción.

Es importante acudir a especializados en el tema al momento de la reparación de electrodomésticos, que tienen conocimiento de las marcas, de sus repuestos y hasta ofrecen un mantenimiento luego de reparado, si llega a aparecer algún inconveniente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: