¿Cuál es la relación entre matemática y juego de azar?

En los juegos de azar, no todo se trata de suerte: la buena memoria y las habilidades matemáticas pueden ser de gran ayuda. Pero, la victoria no dependerá de la destreza del jugador, sino exclusivamente del azar.

La palabra azar significa “peligro o riesgo” para los romanos, pero del vocablo árabe quiere decir “dados”. Los inicios de estos juegos datan de la Edad Antigua, en donde los sumerios utilizaban los huesos de algunos animales, tallados y los arrojaban de manera que pudieran caer en cuatro posiciones diferentes.

En muchas ocasiones, lo amantes de los juegos de azar consideran que pueden hallar una fórmula para ganar y salir victorioso siempre que lo desee. Aquí se hace presente la superstición: seguir un número determinado en todos los juegos, utilizar alguna prenda especial, o acompañarse de una persona a la cual se le adjudica un rol fundamental a modo de amuleto de la suerte.

El impulsor de esta teoría de la matemática ligada a los juegos de azar tiene su fundamento en la idea de que, ya es bien conocido que no todo se trata de puro azar. La probabilidad y la estadística son claves a la hora de entender esta estrecha relación.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que ningún jugador tendrá el 100% del control del juego, que no siempre que desee va a ganar, ya que las premiaciones están controladas por una serie de probabilidades estadísticas que escapan a su conocimiento, y que son manipuladas por un operador de apuestas. Pero allí radica el deseo ferviente del apostador de ganarle al casino, de tener su oportunidad. Y eso los centros de juegos lo saben, y para no desanimar a los usuarios se generan instancias en las de alguna manera todos puedan llevarse algún premio.

Un dato no menor es tener en cuenta que: la probabilidad es la posibilidad de que un resultado esperado suceda en un momento determinado, y eso se puede ver expresado en posibilidades, porcentajes o fracciones.

Por ejemplo, en el juego “Cara o Seca” o “Águila o Sol”, dependiendo del país del que se esté hablando, el nombre puede variar. Es un juego muy común en América Latina, que consta en lanzar al aire una moneda, (o también puede ser lanzar sobre una superficie horizontal) y gana aquel que eligió la cara de la moneda que queda hacia arriba. En este caso, la probabilidad de ganar es del 50%. 

Otro juego, son los convencionales dados, se arrojan sobre la superficie y dependiendo a qué se esté jugando, se necesitarán sumar los resultados de las caras de los dados. En un dado de 6 caras, las probabilidades de obtener el numero deseado es de 1 entre 6, lo que supone un 16.67 %.

En el caso de las Máquinas tragaperras, existen dos tipos: las programadas, presentes en salones de juegos y bares que, según se sabe, la maquina luego de una cierta cantidad de juegos, devuelve parte de todo el ingreso realizado por los usuarios, que ronda en el 70%. El otro tipo son las máquinas tragamonedas de azar, las que están en los casinos, en donde exclusivamente la suerte dependerá del azar. Además de las tragaperras online que se pueden utilizar desde cualquier sitio, y la comodidad del hogar.

En cuanto a la Ruleta, ésta tiene un origen matemático: anteriormente la ruleta tenía 36 números que al sumarlos daba por resultado el fantástico 666. Luego, se le añadió el número 0. En cuanto a la probabilidad de victoria, tiene una proporción de premios de 36/37, dejando muy poco margen para la casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: