Prótesis ortopédicas robóticas

Hay muchos estigmas en la actualidad acerca de la robótica y sus aplicaciones médicas, en especial por las personas que piensan que es algo innatural. Pero la realidad es otra, pues la integración de la robótica en la medicina ha permitido que los pacientes cuenten con mayores y mejores beneficios dependiendo de su condición.

Uno de los casos más notorios es la gran ayuda que traen las prótesis ortopédicas robóticas, o prótesis inteligentes, en los pacientes que, ya sea de manera total o parcial, no cuentan con alguna de sus extremidades.

¿Qué son las prótesis ortopédicas robóticas?

Antes de las prótesis ortopédicas robóticas, estaban solo las prótesis ortopédicas tradicionales. La gran diferencia entre ambas es que las robóticas son controladas, automatizadas y permiten que las personas realicen acciones propias con ellas, mientras que las tradicionales solo suelen tener un uso de soporte mas no puramente funcional.

Las prótesis inteligentes están en la capacidad de articularse y actuar tal como la parte del cuerpo que están reemplazando. Esta articulación permite acciones como agarrar una taza de café, tomar un vaso de agua con la mano, sujetarse de tubos o cosas, incluso escalar.

Ese es el objetivo de esta tecnología: comportarse tal como lo hacen las partes del cuerpo humano. En este artículo puedes leer acerca de cómo las prótesis inteligentes fusionan el cuerpo humano con la tecnología para el beneficio de las personas.

Prótesis ortopédicas robóticas

¿Cómo funcionan las prótesis ortopédicas robóticas?

Es importante destacar que las prótesis ortopédicas robóticas no son productos que se puedan adquirir en cualquier tienda de manera estándar. Estas prótesis, al ser mecánicas o robóticas, tienen que ser hechas a medida de cada persona.

Esta personalización de las prótesis inteligentes es necesaria para que se adapten al cuerpo de cada quién, para que tengas las proporciones adecuadas y para que funcionen correctamente.

El mecanismo de este tipo de prótesis responde a todos los movimientos o a la actividad eléctrica que proviene de los músculos esqueléticos de la persona, justamente en la parte de unión del cuerpo (ya sea del brazo o de la pierna) y de la prótesis, mediante unos sensores especiales. Todo este mecanismo se basa en el conocimiento médico llamado electromiografía.

Vale la pena mencionar que estos avances de la tecno-ciencia no solo son aplicables para las personas que han perdido completamente una extremidad, sino también es ideal para aquellas personas que han sufrido daños parciales en ellas.

Tipos de prótesis ortopédicas robóticas

Como se ha dicho más arriba, las prótesis ortopédicas robóticas son especializadas para las extremidades del cuerpo. Esto quiere decir que vienen reemplazando las siguientes partes de la anatomía humana:

  • Prótesis de manos: este tipo de prótesis inteligente suele venir acompañada con el antebrazo robótico, aunque también podría funcionar sin este. Otra de las variaciones que tiene es que no necesariamente debe ser de la mano entera, sino que puede ser de dedos en específicos.
  • Prótesis de brazos: de todos los tipos de prótesis ortopédicas robóticas, las prótesis de los brazos han tenido el principal foco de desarrollo, y esto es porque abarcan una extremidad con la mayor cantidad de articulaciones. Las prótesis inteligentes de brazos se unen desde el hombro y allí el sensor comienza a rastrear los impulsos eléctricos de los músculos para darle movimiento a todo el mecanismo.
  • Prótesis de piernas: y por último, este tipo de prótesis es el que más se ha perfeccionado con el pasar de los años. Al igual que pasa con los otros tipos de prótesis robóticas, siempre es necesario un poco de práctica para manejarlas sin sentir ningún tipo de incomodidad. Pero esto tiene un mayor peso con las prótesis inteligentes de piernas, ya que caminar de manera natural es importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.