Un negocio marcado por el trabajo artesanal

Grupo Écija continúa con la fabricación artesanal de lápidas fabricadas en materiales de calidad y duraderos.

La muerte siempre es un proceso de dolor. La pérdida de un ser querido es, sin ninguna duda, uno de los momentos más duros que una persona o una familia puede vivir a lo largo de su vida. De esto se ha tenido constancia en los últimos dos años con la pandemia de la Covid-19, que ha elevado el número de fallecidos en España a unas cifras no vistas en los ejercicios anteriores.

Normalmente, todo lo relacionado con la muerte tiene una connotación negativa. Sin embargo, también la muerte puede ser la excusa, y lo es, para que familiares y amigos hagan un último esfuerzo por honrar al fallecido en forma de lápida o nicho. Y es que la fabricación de estos productos pueden ser auténticos trabajos de artesanía.

De esto dan fe en Grupo Écija, empresa de referencia de ámbito nacional, donde explican que las lápidas pueden personalizarse al máximo en función de las necesidades y gustos de nuestros clientes. “Podemos dejar inscritos pensamientos, fotografías e, incluso, figuras representativas de la fe y de la esperanza del muerto”, explican desde esta compañía donde trabajan auténticos maestros del mármol, uno de los principales materiales utilizados en el sector.

El objetivo de la lápida es, ni más ni menos, que sirva como un resumen de la biografía, y en ocasiones de los gustos personales de la persona que ha fallecido. “Debido a que es un acto para honrar al familiar siempre es aconsejable contar con auténticos profesionales en el trabajo de la piedra, ya que somos los especialistas los que vamos a poder ofrecer un producto muy personalizado y adaptado a las necesidades y gustos de la familia”, destacan desde la empresa.

Tipos de lápidas más frecuentes

Según explican desde Grupo Écija, existen tres tipos de lápidas: las lápidas con cruz, las que tienen una escultura y las lápidas con foto. Las lápidas son utilizadas para marcar el lugar en el que está enterrada una persona y, por tanto, identificar el espacio al que las personas acudirán a mostrar sus respetos. En función de las posibilidades económicas y de los gustos del fallecido se suele escoger entre estas tres tipologías diferentes.

Las lápidas con cruz son las más populares, ya que la cruz suele ser el recurso más utilizado al ser el ornamento por antonomasia para los creyentes. Dentro de este tipo de lápidas se pueden escoger entre diferentes tipos de cruces, desde las más clásicas a los modelos más modernos, por lo que el maestro marmolista puede adaptarse a los gustos de sus clientes.

Otra opción que tienen los familiares es elegir una lápida con esculturas. Esto supone un trabajo muy personalizado. De hecho, muchas familias solicitan que les fabriquen una figura a medida. Por otro lado, Grupo Écija también puede recrear en el propio mármol una foto del fallecido. La incorporación de fotos y la personalización de las lápidas es algo ya habitual desde hace décadas y ayuda siempre a identificar mejor la lápida y a tener un mejor recuerdo cuando el familiar acude al cementerio.

Los materiales más utilizados en la fabricación de lápidas son el granito y el mármol blanco, aunque también es posible utilizar la piedra caliza. El primero es uno de los más solicitados y destaca por ser una piedra de gran adaptabilidad. Además, puede encontrarse en multitud de colores y acabados y es muy resistente con una gran duración.  El mármol blanco, por su parte, es más frágil que el anterior, por lo que no es recomendable en zonas húmedas. Sin embargo, tiene un aspecto muy brillante y unas texturas muy agradables a la vista, por lo que siempre suelen llamar la atención.

Y todo de una forma personalizada, tanto en lo que se refiere a la decoración y elementos ornamentales como a la eficiencia y dimensiones. “Disponemos de distintos tipos de mármol con colores en tonos negros y grises para lograr siempre un resultado sobrio que convierta la lápida en un homenaje sincero a la personalidad del que ya no está”, enfatizan.

Al igual que las lápidas, los nichos también son elementos clave en los cementerios y ayudan a identificar la tumba de una persona. Existen diferentes opciones, tal y como señalan desde Grupo Écija. En esta compañía, por ejemplo, resumen que ofrecen nichos con bronce, con escultura, con grabación, incrustación e incluso, en ocasiones, utilizan tecnología láser para hacer las inscripciones que les solicitan los clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: