Los choques culturales, ¿cómo evitarlos?

Los choques culturales pueden afectarnos a todos, incluso a los viajeros más experimentados. La sensación de fatiga, ansiedad, frustración o añoranza son signos de que la nostalgia está afectando más de lo debido cuando se pasa un tiempo fuera del país de origen. ¿Cómo evitar los choques culturales? Son varios los consejos que se pueden aplicar ante estos casos.

¿Qué es un choque cultural?

Los choques culturales son conocidos como un sentimiento de desorientación experimentado por las personas cuando lidian con un nuevo estilo de vida o cultura diferente de su país de origen. Es una sensación común en estudiantes de intercambio o en personas que cambian de vivienda por negocios.

Los cambios son inevitables y a veces puede ser abrumador afrontarse con un mundo desconocido. Todas las personas pueden experimentar un choque cultural, incluso los viajeros esporádicos, una vez que pasan tiempo prologando visitando un nuevo destino.

Consejos para evitar los choques culturales

Al principio será difícil adaptarse a un nuevo estilo de vida, pero no es imposible. Algunos de los consejos para evitar los choques culturales son:

Viaja con pertenencias que te hagan sentir en casa

Es importante viajar cómodo, con los objetos necesarios para el trayecto porque después se traduce en una pesadilla hacer las maletas o los pagos extras por peso. Puedes dejar un espacio para guardar un par de objetos que te recuerden a tu hogar o a tu país de origen, y por tanto, te otorguen calma. Algo sencillo que puedas colocar después en tu nueva habitación, para aligerar la nostalgia.

Encuentra un pasatiempo

Encontrar algo que te guste para aplicarlo en tu tiempo libre ayudará a evitar el impacto del choque cultural. Desde yoga, danza, cursos cortos hasta entrenamiento deportivos, mantén ocupada tu mente en cosas saludables que te llenen y te hagan crecer como persona. Además, involucrarte en una actividad amplía los círculos sociales, que ayudarán a acostumbrarte a este nuevo entorno.

Establece una meta personal

Otro consejo para evitar los choques culturales son las metas personales. Fíjate un objetivo, como aprender el baile tradicional del país anfitrión, o cocinar el plato local más popular, y coloca todo tu esfuerzo por alcanzar dicho objetivo. Con la mente maquinando en un objetivo propio, te otorga sensación de pertenencia y además, ¡tendrás algo divertido para contarles a tus conocidos y familiares cuando regreses a casa!

Los choques culturales, ¿cómo debes evitarlos?

Entabla vínculos con amigos locales

Un error común que acentúa el choque cultural es aferrarse a los vínculos del país de origen. No es malo mantenerse en contacto con familiares y amigos mientras se está en un país de visita, pero también es saludable entablar nuevas conexiones con personas locales.

Incluso, es posible encontrar a extranjeros que estén en una situación similar y sea más fácil acompañarse mutuamente en la aventura. Los amigos locales se encargarán de presentarte la cultura desde una visión más amena, así como también compartirán recomendaciones y harán de tu visita menos distante y forzada.

Disfruta de los pequeños detalles

No te enfrasques en las diferencias entre tu cultura y la del nuevo país. Más bien, fíjate en los pequeños detalles que te maravillan de ese destino. ¿Es la hospitalidad de los ciudadanos lo que te aporta alegría? ¿Son sus calles llenas de historia y tradición? Para ello, debes abrir tu mente a que en lo desconocido también existe belleza.

Aprende el nuevo idioma

Intenta salir de tu zona de confort aprendiendo el nuevo idioma. Al romper esta principal barrera, estás evitando otro choque cultural. ¡Pídeles ayuda a tus amigos locales sobre la pronunciación o frases más populares!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.