El Gobierno aprueba ayudas directas para adquirir vehículos eléctricos o híbridos enchufables e instalar infraestructuras de recarga

El Plan MOVES III fomenta la sustitución de vehículos antiguos y mejora las ayudas a las infraestructuras de recarga para particulares, comunidades de propietarios y pymes. Además, el Gobierno ha destinado 2.111 millones de euros a políticas activas de empleo.

El Consejo de Ministros ha aprobado la tercera edición del Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (MOVES III), que financia con ayudas directas la compra de vehículos eléctricos o híbridos enchufables como turismos, furgonetas o motos, así como la adquisición e instalación de infraestructuras de recarga.

Novedades del Plan

El programa, que se podrá seguir reforzando en ejercicios futuros, cuenta con una dotación mínima de 400 millones de euros ampliables, al menos, a 800. La iniciativa, presentada el viernes por la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y en la que han participado las comunidades autónomas y el sector, constituye la primera línea de actuación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia en materia de movilidad sostenible. Forma parte de un paquete más amplio que incluirá actuaciones en transporte público, movilidad no motorizada y zonas de bajas emisiones.

Ayudas a la compra de vehículos

La nueva edición del Plan MOVES aumenta las ayudas directas para particulares y autónomos y financia con hasta 9.000 euros la compra de furgonetas, con hasta 7.000 euros la de turismos y con hasta 1.300 euros la de motocicletas si el usuario achatarra un vehículo de más de siete años de antigüedad. En caso contrario, las ayudas pueden alcanzar los 4.500 euros para los turismos.

Por su parte, las ayudas para empresas otorgan una mayor cuantía a las pymes y pueden ascender a 4.000 euros por la compra de un turismo eléctrico y hasta 5.000 por la adquisición de una furgoneta. Se fomenta igualmente el achatarramiento, esencial para reducir las emisiones contaminantes, mejorar la seguridad vial y contribuir a la economía circular. En este sentido, el Ejecutivo ha impulsado también hoy una gestión más eficiente y segura de los residuos de los vehículos al final de su vida útil transponiendo la normativa comunitaria al respecto.

Infraestructuras de recarga

Las infraestructuras de acceso público apoyadas por el programa tendrán que garantizar su operatividad durante al menos cinco años y permitir la recarga puntual a los usuarios de vehículos eléctricos sin necesidad de que medie contrato con el operador del punto de recarga.

La nueva línea también mejora las ayudas a la instalación de infraestructuras de recarga para particulares, comunidades de propietarios y pequeñas y medianas empresas, así como para puntos de carga rápida y ultrarrápida.

Refuerzo de las ayudas y plazos de la convocatoria

Las ayudas se refuerzan con un diez por ciento adicional en tres supuestos: la adquisición de turismos eléctricos destinados al uso de taxi o servicio de VTC, las actuaciones en municipios de menos de 5.000 habitantes y las cuantías para las personas con movilidad reducida que necesiten adaptar su vehículo. Además, en esta edición se mantiene el descuento adicional de al menos 1.000 euros por parte del concesionario para la adquisición de turismos y furgonetas.

Los particulares y los autónomos pueden beneficiarse de las ayudas desde el 10 de abril, mientras que las empresas deberán esperar a la convocatoria por parte de las comunidades autónomas, que dispondrán de un plazo de tres meses desde la entrada en vigor del Real Decreto. MOVES II seguirá vigente hasta el término de las convocatorias de cada comunidad para evitar un período sin ayudas.

Fuente: La Moncloa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: