Donald Trump desprecia al coronavirus

Donald Trump asegura que ha aprendido la lección del coronavirus, pero la verdad es que ha vuelto a la casilla de salida, los mensajes que minimizan la peligrosidad del virus ya la comparación falsa con una gripe cualquiera. El presidente de Estados Unidos, ya de vuelta a la Casa Blanca después de exigir a los médicos que le dieran el alta hospitalaria, actúa como si nada hubiera pasado, aunque sigue infectado y su estado de salud está lejos de considerarse “fuera de peligro”. “Hemos aprendido a vivir con la gripe, al igual que estamos aprendiendo a vivir con la Covidien”, pió ayer por la mañana, pero aún fue más allá diciendo que el coronavirus es “mucho menos letal” que la gripe, acumulando una mentira más en su historial. Según datos del gobierno de EE.UU., han muerto más estadounidenses de coronavirus (210.

Twitter volvió a poner una advertencia que la tuit “viola la normativa” de la red social para que difunde información engañosa y potencialmente nociva. Facebook directamente eliminó la publicación.

El mensaje fue en consonancia con la minimización del riesgo de que su gobierno ha ido difundiendo desde el inicio de la pandemia. Todos aquellos que creían que el contagio del presidente haría cambiar la estrategia se han equivocado. Todo lo contrario: el presidente insta a la población a “no tener miedo” del virus ni que “deje que domine la vida”.

Aunque el mandatario aseguró que se encuentra “genial” e incluso juega con la noción de que “quizás soy inmune”, Trump no se ha recuperado, y las posibilidades de recaída son elevadas. La directora de comunicación de la Casa Blanca, Alyssa Farah, confesaba al canal Fox News: “El presidente mejora drásticamente y rápidamente, pero entendemos que todavía no está fuera de peligro.”

Hay muchas dudas sobre cuál es su estado real de salud. No hay información sobre el resultado de las pruebas que se le han hecho, ni el estado de sus pulmones, ni la carga vírica que todavía tiene.

Los funcionarios de la Casa Blanca están alarmados por el hecho de tenerlo de nuevo a la residencia presidencial, y de forma anónima critican que ponga en peligro la salud de los trabajadores de un espacio que se ha convertido en el foco del brote más importante de la capital del país. Trump, sin embargo, no estaba dispuesto a perder la oportunidad de escenificar un regreso apoteósico, lleno de parafernalia y propaganda, como si fuera un superhéroe. Incumpliendo todas las recomendaciones, lo primero que hizo al llegar a la Casa Blanca fue ponerse al balcón de la residencia, quitarse la mascarilla y saludar militarmente el helicóptero que lo había trasladado. Minutos después, las cuentas oficiales difundían vídeos con imágenes épicas y música grandilocuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: