Ventajas de las camas nidos y literas para los dormitorios de los niños

Cuando vamos a diseñar la habitación de nuestros niños se nos presentan algunos dilemas, sobre todo si les toca compartir el mismo espacio. Por suerte, son muchas las opciones que existen en el mercado para adaptar la solución ideal. Unas de las más comunes y prácticas son las literas y las camas nido. 

En tiendas especializadas en decoración de interiores, con atención en los espacios de los más pequeños como Muemue, podrás encontrar alternativas que te encantarán de acuerdo a tus necesidades y a las de tus hijos. Recuerda que es fundamental que los niños puedan contar con un ambiente propio, en el que se refleje su personalidad y puedan aprovecharlo, no solo para el descanso, sino también para el estudio y el juego. 

En todo esto ha pensado esta tienda y por eso tiene modelos de camas nido y literas cuyos diseños van acordes a diferentes edades, desde pequeños que pasan a su primera cama, desde la cuna, hasta aquellos más jovencitos que ya están buscando un poco más de independencia. 

Lo que queremos exponer a continuación son las ventajas que tienen las literas y las camas nidos, ya que ambas opciones son acertadas, pero hay que tomar en cuenta algunos factores antes de decidir con cuál te quedas. 

Algunos de los factores más importantes son: 

  • El espacio disponible 
  • Cuántos niños compartirán el dormitorio
  • La edad de los pequeños
  • La altura del techo y disposición de puertas y ventanas
  • Forma del dormitorio

Ventajas y desventajas de las literas

Las literas son las mejores alternativas cuando se trata de un dormitorio compartido, sobre todo si es pequeño. Lo mejor de este tipo de camas es que siempre está lista para usarse, no es necesario desplegar ni guardar nada todos los días. Por lo tanto, son muy prácticas. 

Es evidente que otra ventaja importante es que estas ocupan el espacio de una sola cama y en su lugar se pueden tener dos. Al aprovechar los metros en sentido vertical no se restan zonas útiles en el dormitorio. No obstante, hay que prever que la altura del techo de la habitación sea la adecuada. Lo habitual es que las distancias de suelo a techo sean de unos 230 a 250 centímetros de altura. 

En tal sentido, es fundamental comprobar que el niño que duerma en la cama superior pueda sentirse cómodo e incorporarse sin lastimarse. Es por eso que se recomienda dejar libres, por lo menos, 60 centímetros entre la cama y el techo. También es importante el espacio entre la cama inferior y la superior, que debe ser por lo menos, de unos 75  centímetros. 

Las literas gustan mucho a los niños porque son divertidas  y mucho más atractivas que las camas convencionales. Seguramente tus hijos tendrán una importante discusión para definir quién será el que duerma en la cama de arriba y quién en la de abajo. Los estilos y diseños que hay disponibles hoy en día son encantadores porque incorporan otros accesorios, incluso pueden adoptar formas especiales como una casa, un barco, castillo, cabaña, entre otros. 

Ventajas y desventajas de las camas nido

Las camas nidos son otra opción ideal para instalar en dormitorios infantiles porque la mayoría de los modelos incorporan una zona de almacenamiento que siempre es de utilidad y se puede aprovechar de muchas formas. Sin embargo, hay que tomar en cuenta el espacio disponible, ya que es necesario desplegar la cama que se encuentra en la parte inferior o los cajones. Lo recomendable es tener, por lo menos, 120 centímetros libres delante de la cama. 

Estas son mucho más ligeras, si las comparamos con una litera en cuanto al ámbito visual. Otra gran ventaja es que se pueden adaptar mucho mejor a las etapas de crecimiento de los niños, permitiendo así, prolongar su utilidad. Son perfectas para habitaciones juveniles. 

Sus diseños compactos y creativos también son espectaculares. La mayoría incluye cajones para guardar y otros accesorios que hacen juego como armarios y escritorios. 

Ambas opciones son perfectas. La decisión para elegir entre uno y otro modelo se debe basar en los gustos de cada quien y tomando en cuenta los elementos que acabamos de plantear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: