¿Va a dejar de ser el bitcoin la criptomoneda mundial número uno?

Es indiscutible que el bitcoin ha acaparado toda la atención en el mundo de las criptomonedas en los últimos años posicionándose como la moneda digital descentralizada más vendida.

Son muchas empresas de gran calibre las que han introducido esta moneda como método de pago para poder acceder a sus servicios. Además, ha resultado una opción muy atractiva para todo tipo de negocios que han hecho de esta “novedad” (no lo es tanto teniendo en cuenta que su creación fue en 2008) toda una oportunidad. 

Así pues, entre las multinacionales con más poder que hacen uso de esta moneda se encuentran Microsoft, Paypal, Shopify o Booking. Respecto al tipo de negocios, en donde más se percibe su presencia es en los sectores que están más avanzados en el uso de las criptomonedas. Entre ellos, el sector financiero en el que destaca BBVA, único de los grandes bancos españoles que hace uso de las criptomonedas, o plataformas de pago como Neteller o Paypal, que es la opción habitual para páginas de ocio como webs de venta de videojuegos como Steam o las casas de apuestas con paypal como Codere.

El cambio hacia la sostenibilidad

Sin embargo, todo podría cambiar tras darse a conocer esta semana que Ethereum, fundación que está detrás de la segunda criptomoneda más importante, cambia el método por el que se validan transacciones y emiten divisas. Un cambio llamado The Merge y que, para algunos expertos puede resultar el fenómeno que desbancanque al bitcoin del trono en el que se ha hallado los últimos años. 

Este cambio tiene como objetivo que la segunda cadena de bloques de mayor relevancia se actualice a un protocolo de validación de transacciones que promete reducir en un 99% su consumo energético, es decir, una tecnología más concienciada con el medio ambiente. Resulta un reclamo muy evidente para un alto porcentaje de inversores. 

Sin embargo, desde que se ha anunciado la emigración de cadena de bloques Ethereum al modelo de consenso de prueba de participación ha habido escasos movimientos. La fusión de la cadena princiapal de bloques Ethereum con la red de pruebas Beacon se ha efectuado en el momento en que la dificultad total terminal (TTD) ha alcanzado 58.750.000.000T. Algunas criptobolsas han percibido un repunte en los volúmenes del ether, que rozó el miércoles los 1.650 dólares y se mantiene alrededor de los 1.600, con caídas por debajo de esta zona de precios hasta mínimos en 1.570 dólares. Sin embargo, analistas consideran que, a pesar de que ha sido llamativo lo logrado por parte de ETH, el hecho de no notar mucho movimiento en el precio de su moneda es una gran preocupación. 

Habrá que esperar para ver si la introducción de esta tecnología más ‘ecofriendly’ tiene el impacto esperado y consigue desbancar al bitcoin de su primer puesto en el ranking.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: