Qué tipos de vehículos industriales existen

Si tienes una empresa, te conviene saber qué tipos de vehículos industriales existen, más si tu negocio está relacionado con el transporte. Este tipo de máquinas se caracterizan por sus grandes dimensiones y por su capacidad para transportar los bienes que en su momento precise la sociedad en cuestión. Los vehículos industriales son muy necesarios en nuestras vidas, ya sea para transportar pequeños paquetes o cargas pesadas.

Si precisas de este tipo de maquinaria para tu negocio pero no puedes permitirte comprar, una buena solución es el renting de vehículos industriales. Existen varias modalidades para alquilar este tipo de máquinas, desde el clásico alquiler al más moderno leasing. Todo es cuestión de hacer números, y ver cuál es la opción que más se ajusta a tus necesidades. Si por ejemplo, vas a necesitar una hormigonera por un par de días, la opción más lógica desde luego sería el alquiler.

Actualmente existen varios tipos de vehículos industriales. Los más vendidos son sin duda los camiones. Dentro de esta categoría están los ligeros, medios, pesados, semi-pesados, mixtos y comerciales. También están los camiones articulados de tres a cinco ejes capaces de incorporar transportes especiales.

Si la carga que deseas transportar es muy pesada y voluminosa existen los trenes de carretera, que pueden llevar remolques de hasta cuatro ejes.

Si tu negocio requiere transporte de personas te conviene adquirir o alquilar un autobús. Existen autobuses de gran turismo, microbuses, urbanos y autobuses articulados de cuatro ejes.

Finalmente como última categoría se agrupa a los vehículos especiales tales como hormigoneras o  los camiones cisterna.

Por qué optar por el renting

Los vehículos industriales son los medios de transporte más robustos y pesados que existen. Son muy amplios y cuentan con piezas de primera calidad. Son transportes muy seguros y dotados con las últimas novedades en tecnología tales como el GPS o luces LED en su alumbrado, para garantizar su alta visibilidad o para recorrer cómodamente carreteras secundarias de noche. Estos vehículos están pensados y diseñados para prestar un alto rendimiento y tener un bajo consumo de combustible. El objetivo es que estas máquinas pisen muy poco un taller mecánico.

Obviamente todas estas prestaciones generan un elevado precio. Por este motivo muchos empresarios y emprendedores optan por el renting para adquirir este tipo de maquinaria.

El renting consiste en un contrato de alquiler a largo plazo de un vehículo. Si optas por este tipo de contratación, serás inquilino de la maquinaria durante un periodo de tiempo determinado. Este tipo de alquiler lleva incluido todo lo que se refiere al proceso de compra de un vehículo, como la matriculación o el seguro. Durante los últimos años, el renting se ha convertido en una opción muy utilizada por los usuarios debido a que se incluyen los gastos de mantenimiento: impuestos, revisiones, posibles averías y/o desgaste de neumáticos. Todo esto supone un ahorro para el empresario a tener en cuenta, ya que en un periodo muy corto de tiempo podrás amortizar el alquiler de tu máquina con tu trabajo. Solo tendrás como gastos derivados el combustible y la limpieza del vehículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: