¿Cuántos tipos de préstamos bancarios existen?

El crédito y el préstamo son figuras importantes en la sociedad moderna. Se trata de la forma más sencilla que tienen las personas para alcanzar rápidamente ciertos objetivos financieros, como la compra de bienes de alto coste, como propiedades inmobiliarias, vehículos, materias primas, equipos de trabajo etcétera.

Gracias a sitios web especializados como https://www.moneyman.es/ se tiene la posibilidad de gestionar fácilmente préstamos personales con pocos requisitos e, incluso, con 30 días libres de intereses. Todo el procedimiento de solicitud de un préstamo puede completarse en cuestión de minutos, con el depósito de los fondos obtenidos directamente en la cuenta bancaria del usuario.

¿Cuáles son los tipos de préstamos bancarios existen?

Los préstamos bancarios responden a diferentes clasificaciones en función al plazo de financiación otorgado por la entidad financiera. Se trata de un contrato cerrado entre dos partes, el prestamista (quién entrega el dinero) y el prestatario, la persona que recibe la cantidad de dinero ofrecida y que se compromete a su posterior devolución, junto a los debidos intereses.

Estas diferencias entre prestamista y prestatario se analizan a fondo aquí: https://www.moneyman.es/blog/prestamista-y-prestatario-cual-es-la-diferencia-todo-lo-que-necesitas-saber/. Es conveniente que se analice esta información con el objetivo de entender mejor el funcionamiento del sistema financiero y la manera de utilizarlo.

Tipos de préstamos bancarios

Hay tres clasificaciones generales para los préstamos bancarios, tomando en cuenta la extensión del préstamo o su plazo de vencimiento:

  1. Préstamos a corto plazo. Los cuales se otorgan por un lapso no mayor a 12 meses.
  2. Préstamos a medio plazo. Entregados con un lapso de vencimiento que va de uno a tres años.
  3. Préstamos a largo plazo. Aquellos cuya amortización se produce en un lapso de tres a más años.

Otra forma de clasificación de los préstamos bancarios es por el destino o finalidad de los fondos:

  • Préstamos personales. Se utilizan para la financiación de necesidades concretas, normalmente pequeñas cantidades que se deben pagar en un plazo que puede variar e incluso llegar al año o más, dependiendo de la entidad financiera.
  • Préstamos de consumo. Son aquellos utilizados para financiar compras de bienes duraderos como un coche, electrodomésticos, mobiliario y más. Suelen ofrecerse por montos no tan altos y con plazos de devolución cortos.
  • Préstamos de estudio. Son un tipo de préstamo bastante popular en países como Estados Unidos y Reino Unido, utilizados para financiar el coste de la matrícula para estudios universitarios, de posgrado y másteres. Se asocian a un tipo de interés más bajo que los préstamos personales.
  • Préstamo hipotecario. Consisten en la entrega de una cantidad de dinero que sirve para la compra de una propiedad inmobiliaria, siendo esta misma propiedad la garantía. Son préstamos a largo plazo, normalmente pagados en un plazo máximo de 25 años.
  • Préstamo para empresas. Se trata de un método por el cual las empresas obtienen liquidez para financiar actividades de producción de bienes y servicios, expandir sus negocios o poner en marcha proyectos productivos de diferente índole. Pueden ser utilizados por pequeñas, medianas y grandes empresas de todos los sectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: