Parasite: La desigualdad social hecha cine

La película surcoreana Parasite (2019), la última película del célebre director de cine negro Bong Joon-ho sorprendió a todos al ser una de una de las películas más premiadas del año y ser la primera película no hablada en inglés en ganar el Oscar a la Mejor Película del Año. Pero más allá del trabajo artístico, esta película es un reflejo de la desigualdad social que vemos en distintas partes del mundo hoy en día. Además, muestra como el cambio climático puede generar diversos efectos económicos en las sociedades.

Nota: Algunas de las ideas de este artículo pueden considerarse cómo Spoilers.

Una familia rica y una familia pobre

Esta película retrata la vida de dos familias en condiciones económicas completamente opuestas a través de un tipo de humor ligero y cotidiano.

Por un lado, tenemos a una familia de cuatro miembros, papá, mamá, hijo e hija, los cuales viven en un pequeño sótano localizado en un barrio pobre, intentando sobrevivir día a día.

Mientras que por otro lado están los Park, una familia adinerada. La película Parasite nos muestra como el hijo de esta familia pobre consigue un trabajo como profesor de inglés de la joven hija de la familia Park, y a través de ello logra involucrar al resto de su familia en la casa de la familia.

¿Por qué el nombre “Parasite”?

El título de esta cinta se debe a que ambas familias parecen depender una de la otra como verdaderos parásitos. Aunque se muestra de una forma cómica, refleja un lado oscuro de la sociedad coreana, donde las clases altas por lo general no les agrada las personas con menos recursos que ellos, o la cantidad de sacrificios que muchas personas están dispuestas a hacer para tener una vida mejor, para sí mismos y para sus familias. Sin embargo, los necesitan para que hagan las tareas cotidianas por ellos. Las clases bajas también desprecian a las clases altas, al considerarlas “tontas” o “inútiles”.

Parasite: La desigualdad social hecha cine

La desigualdad social reflejada en el cine

La película Parasite nos muestra un lado poco conocido de la sociedad coreana, la cual es altamente exigente y muestra un rotundo rechazo al “fracaso”. El éxito se mide según la apariencia de las personas, la calidad y cantidad de estudios que se tengan y la cantidad de dinero que se gane. Esta realidad no solo se vive en Corea, sino que puede verse en todas partes del mundo, como es el caso de Latinoamérica donde se siguen manteniendo niveles muy altos de desigualdad social.

Las consecuencias económicas del cambio climático

Otro aspecto destacable de la película Parasite es que en ella también se puede observar como el cambio climático puede afectar de forma diferente a las familias según sea su nivel socioeconómico, tal como el director Bong Joon-ho nos exhibió en esta película. Donde una lluvia fuerte no era un gran problema para las familias adineradas que no perdían más que una de muchas oportunidades para ir de camping, mientras que para una familia en un barrio pobre la misma lluvia podía significar la perdida de los pocos bienes que poseían.

El cambio climático es una realidad que está afectando a todos los países y solo se agravará con el tiempo, y las personas menos pudientes serán las que se vean más afectadas.

La película Parasite no es la primera en la que el director Bong Joon-ho toca este tema, en dos cintas anteriores “Snowpiercer” filmada en el 2013 y “Okja” en el 2017, ya había hablado sobre las desigualdades en la sociedad y las consecuencias del calentamiento global, sin embargo, estas cintas no fueron tan populares como lo fue Parasite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!