Expectativas económicas mundiales en 2020

Las diferencias económicas entre países, caracterizadas por el crecimiento sostenido de Asia versus el crecimiento desacelerado de Estados Unidos, África, América Latina y Europa, junto a otros factores como el desplome del comercio mundial desde finales de 2018, han dado señales de que las expectativas económicas mundiales son de un crecimiento moderado en 2020.

La convulsión mundial marcada por protestas sociales debido a diferentes razones en más de 15 países, y los conflictos originados por el Brexit, punto de partida de la incertidumbre que perduró durante todo el año 2019, también forman parte del panorama que da cuenta de unas expectativas económicas mundiales poco alentadoras.

Sin embargo, de acuerdo con el Banco Mundial, algunos sectores de la economía crecerán tímidamente en 2020, mientras que el crecimiento de otras no será suficiente para alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Expectativas económicas en porcentajes

En 2019 el crecimiento económico mundial estuvo en 2,9%, y las expectativas económicas mundiales serían de 3,3% en 2020 y de 3,4% en 2021.

Pero, según las mediciones económicas más conservadoras, desde la crisis financiera internacional de 2008, el año 2019 fue el peor para la economía mundial, pues el crecimiento de dicha economía llegó a 2,4%, el nivel más bajo posterior a la crisis.

No obstante, se prevé que la economía mundial aumente en este 2020 a 2,5%, y que, aunque las economías desarrolladas reduzcan su ritmo a 1,4%, los Mercados Emergentes y Economías en Desarrollo (MEED) lleguen a 4,1%.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, ONU, las expectativas económicas mundiales de 2020 están en manos de la disminución de los problemas comerciales y de la incertidumbre, al tiempo que prevé que uno de cada cinco naciones vivirá una disminución de los ingresos por habitante durante este año.

El repunte de la actividad económica y el posible crecimiento de 2,5% en este año 2020, pasa por la contención de los riesgos; sin embargo, la reanimación  de las tensiones comerciales, así como la propia inestabilidad financiera o la acentuación de los problemas geopolíticos podrían dar al traste con esa recuperación proyectada.

En un escenario menos positivo, el crecimiento de la economía mundial sufrirá un freno de solo 1,8% en 2020; pero de mantenerse esa fragilidad de la economía mundial se produciría algunos retrocesos considerables para el desarrollo sostenible, para los objetivos de disminución y eliminación de la pobreza y del aumento de la tasa de empleos respetables para todos.

Perspectivas económicas en diferentes partes del mundo

Otros factores a considerar son el aumento y profundización de las crisis climáticas y las desigualdades que aún se mantienen, lo que, sin duda mantendrán el descontento en diferentes países del mundo.

La misma ONU ha advertido sobre los riesgos mencionados, los cuales podrían ocasionar daños profundos y duraderos a las expectativas económicas mundiales, al tiempo que fomentarían mayor presencia de políticas que beneficien internamente, en momentos en los que es imprescindible la cooperación global.

El clima interno de Estados Unidos caracterizado por poca o baja confianza empresarial, incertidumbre política y un estímulo fiscal en descenso, hacen inferir que el aumento del PIB en ese país se desacelere de 2,2% en 2019 a 1,7% en 2020, a pesar de la reciente disminución de las tasas de interés promovida por la Reserva Federal, lo cual supone un apoyo a la actividad económica.

Al otro lado del mundo, en la Unión Europea, prevalecerá la incertidumbre global, lo que mantendrá en freno el crecimiento del sector manufacturero; sin embargo, se contará con un crecimiento del consumo privado que promoverá un pequeño aumento del crecimiento del PIB, que pasará de 1,4% en 2019 a 1,6% en este 2020.

Se espera que Asia Oriental siga siendo la parte del mundo cuyo crecimiento se mantenga a mejor ritmo que el resto, mientras que países de economías emergentes como India, México, Brasil, Turquía y la Federación de Rusia experimenten un impulso en 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.