El reconocimiento facial ¿peligroso o beneficioso?

Hablemos de los filtros de Snapchat o Instagram, del desbloqueo del iPhone X o quizá de la mención automática de Facebook. Sí, en este artículo te traemos toda la información que deberías tener sobre el reconocimiento facial. En palabras simple, se trata de un escaneo tridimensional que hace la cámara de un dispositivo para lograr identificar tu rostro siguiendo los píxeles y valores númericos que estos arrojan.

Reconocimiento Facial

El sistema de reconocimiento facial ha revolucionado el mundo de la tecnología al exponer las necesidades de sus usuarios. Podemos tomar un ejemplo simple, como son los antes mencionados filtros de Instagram, ¿recuerdas el primer filtro que utilizaste? Seguro perdía el rastro muy fácilmente al moverte, pero si lo has utilizado últimamente puedes darte cuenta de que continúa su efecto aunque mires en varias direcciones. Ahí está, ya no solo es frontal.

La filial del Grupo Serban llamada Serban Biometrics explica en su artículo Reconocimiento facial que estos softwares sofisticados emplean dos modalidades de rastreo facial, una enfocada en los rasgos faciales y otro en el rostro completo. Además, esta misma publicación explica detalladamente el proceso que se utiliza para el reconocimiento facial. En primera instancia se hace una recolección de datos del rostro de la persona para comenzar el procesamiento de la información y obtener las características precisas del rostro, donde se hace una comparación de la base de datos para finalmente ver el resultado en pantalla.

Según el artículo Reconocimiento facial y protección de datos (RGPD), en el año 2018 el reconocimiento facial se posicionó sobre un el valor de 3.97 mil millones de dólares y estima que para el 2025 su crecimiento llegará a representar 10.15 mil millones de dólares. Pero es ¿peligroso o beneficioso?

El reconocimiento facial ¿peligroso o beneficioso?

Beneficios del reconocimiento facial

Mayor seguridad

Utilizando el reconocimiento facial se disminuye la posibilidad de que un individuo pueda acceder a dispositivos de terceros, siempre que no estén configurados dentro de la base de datos del Face ID. Un ejemplo es el desbloqueo facial de los iPhone X, con el fin de proteger con mayor efectividad la información del dueño del dispositivo.

Fácil de utilizar

Este sistema no requiere de una contraseña por lo que se reduce el tiempo en que se desbloquean los dispositivos. Así mismo, al utilizarlo de forma recreativa, como en el caso de los filtros de Instagram, ofrece un amplio campo de posibilidades para la modificación facial de una forma tan sencilla que asombra y divierte.

Inalterable

Los softwares de reconocimiento facial no pueden ser manipulados por los usuarios de las plataformas de seguridad ni de recreación, lo que permite que sea más seguro al minimizar los errores que se pueden presentar.

Riesgos del reconocimiento facial

Riesgo de robo de identidad

Si bien el reconocimiento facial es utilizado como uno de los métodos de seguridad más fuertes actualmente, existe la posibilidad de simular otro rostro con el mismo software. Tomemos de nuevo como ejemplo los filtros de Snapchat: si se puede ajustar tu rostro para que parezcas un bebé, deja claro que se pueden simular rostros.

Pérdida del rastro

El sistema biométrico tiene un delimitado espacio en el que funciona, tanto por el software mismo como de las posibilidades de las cámaras de los dispositivos móviles. Esto limita el reconocimiento facial a la posición de la cámara.

¿El reconocimiento facial es para ti?

La creciente dependencia de este sistema por parte de la tecnología nos ha obligado a incorporarlo en nuestra vida diaria sin complicaciones, ayudándonos en ciertos aspectos y preocupándonos en otros. Es importante que logremos ver ambas partes de ese software y de ser necesario, medir su uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.