¿Cómo funciona un seguro de impago de alquiler?

Los avales bancarios antes eran un requisito constante exigido a quienes deseaban arrendar una propiedad inmobiliaria. En la actualidad, los seguros de impago han ganado terreno, llegando a sustituir casi por completo los avales bancarios y personales, siendo una alternativa más segura para los propietarios y más ágil para quien tiene necesidad de tomar una propiedad en alquiler.

Un seguro de alquiler permite disponer de una póliza que cubre el coste del arriendo cuando un inquilino deja de realizar los pagos correspondientes a su mensualidad según el contrato establecido por ambas partes. Además, cubre las reparaciones en caso de que el inquilino cause daños a la propiedad y decida no responder por ellas al finalizar la relación contractual.

¿Cómo funciona un seguro de impago?

En esencia, se trata de un fondo de garantía que sirve como protección para propietarios en caso de que los inquilinos lleguen a situación de impago. Esta sería la ventaja principal de su contratación, aunque existen otros asuntos relevantes y beneficiosos para la relación entre propietarios e inquilinos.

Las garantías ofrecidas por los seguros de impago son las siguientes:

  • Impago de renta. El propietario recibe una compensación económica correspondiente al monto registrado en el contrato de alquiler cuando el inquilino, por cualquier causa, no realice los pagos correspondientes a su mensualidad. Según la condición de la póliza contratada, el pago puede extenderse de 6 a 12 meses.
  • Gastos de cerrajería. Cuando la situación se complica y se vuelve necesario recurrir al desahucio del inquilino, el propietario debe incurrir en gastos de cerrajería. En caso de contar con un seguro de impago, los gastos del cerrajero son cubiertos por la póliza, generalmente utilizando profesionales asociados a la empresa de seguros.
  • Protección contra vandalismo. En situaciones extremas, cuando la propiedad ha sido víctima de actos de actos vandálicos, la aseguradora corre con una gran parte de los gastos correspondientes a reparaciones y reformas menores, además de encargarse de realizar los reclamos correspondientes a los responsables del daño.
  • Defensa legal. Las empresas proveedoras de seguros de impago cuentan con un completo equipo de abogados especialistas en derecho inmobiliario con la capacidad de defensa en caso de ser necesario, haciendo frente a situaciones complicadas sin que el propietario tenga que invertir tiempo o dinero adicional.
seguro de alquiler

Como podemos observar, son varias las ventajas que se consiguen por medio de la contratación de esta clase de seguros. El fondo de garantía adquirido sirve para ayudar a mejorar la relación con los inquilinos, disminuyendo las discrepancias y defendiendo los intereses según lo establecido en el contrato firmado entre arrendador y arrendatario.

Aunque son los propietarios los que mayormente se decantan por esta alternativa para evitar situaciones de morosidad, los inquilinos también pueden contratar este seguro de manera voluntaria como una forma de protegerse del desahucio en caso de que, por algún imprevisto, se vean imposibilitados de continuar con los pagos de la propiedad que habitan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.