Biden promete unir al país y controlar la pandemia: “Es tiempo de cerrar heridas”

Lo primero que hizo Joe Biden como presidente electo de Estados Unidos fue dar las gracias. Siempre lo hace tres veces ( “gracias, gracias, gracias”), como para demostrar que lo hace de todo corazón. Pocos segundos después, cantaba una victoria “clara, convincente” y forjada durante casi medio siglo, un triunfo que marca el inicio de una era que debe ser de reconciliación nacional.

Los estadounidenses, con la elección de la candidatura demócrata y el rechazo al trumpisme, abren la puerta a la esperanza de curar las heridas que se han hecho profundas en los últimos cuatro años y de intentar hacer política de otra manera, más orgánica, más tradicional, sin despropósitos. Biden, que debe ser el líder de esta nueva etapa, no huye de la responsabilidad.

“Prometo ser un presidente que no divida, sino que una”, dijo en el discurso de victoria, en Wilmington (Delaware), sede central de las operaciones de su campaña, hogar de los Biden desde hace décadas, en el mismo lugar donde hace unos meses aceptó la nominación demócrata a la presidencia. Biden está convencido de que será capaz de curar el alma del país, lema que ha abrazado desde hace tiempo. Hijo de la política de décadas atrás, en que había consensos, bipartidismo y diálogo, se ve con fuerzas de llevar a EEUU a un lugar parecido a aquel, pero para ello necesita el compromiso de los del otro bando, a los que se dirigió tan pronto como pudo y les rogó que abandonen de una vez la lealtad a Trump y vuelvan al conservadurismo clásico,

“Entiendo su decepción -dijo a los más de setenta millones de estadounidenses que votaron el actual presidente-, pero démonos una oportunidad. Apartamos la retórica dura. Bajamos la temperatura. Mirémonos unos a otros. Escuchamos seleccionados. ” Biden tiene entre ceja y ceja que “la lúgubre era de la demonización” termine de manera inmediata.

Esto no quiere decir que no tenga un mandato claro. Ya ha puesto sobre la mesa sus prioridades: economía, cambio climático y poner fin al racismo. Pero lo más urgente es controlar la pandemia del coronavirus, y hoy formará un comité de científicos y expertos sanitarios para poner en marcha un plan que quiere implementar el primer día de gobierno. Parte de su equipo de transición ya está redactando órdenes ejecutivas para rescindir decenas de normativas decretadas por Trump, y se prevé que esta misma semana empiecen a salir nombres de las personas que integrarán su gabinete.

Junto, tendrá Kamala Harris, una figura ya histórica por ser la primera mujer en llegar a la vicepresidencia. “A pesar de que seré la primera mujer en el cargo, no seré la última. Para que todas las niñas que nos están viendo hoy ven que éste es un país de oportunidades “, dijo Harris, abrazando la magnitud de su nuevo cargo.

Se prevé que tenga un papel capital en la nueva administración y que no se limite a ser una simple compañera fiel del presidente. “Ha elegido esperanza, unidad, decencia, ciencia, y sí, verdad”, anunció Harris, consciente de que “ahora empieza el trabajo duro”.

En el primer acto como vicepresidenta electa, dejó claro que no será sólo una comparsa, que tiene un mensaje propio: eligió un vestido blanco de sufragista; citó John Lewis, icono de los derechos civiles y muerte hace pocos meses, e hizo un discurso claramente feminista y de empoderamiento de la comunidad afroamericana.

Mientras tanto, Trump sigue enrocado en la negación. Por segundo día consecutivo, pasó las horas jugando al golf, como si no pasara nada, como si fuera un fin de semana normal. Las deserciones entre los republicanos todavía son demasiado pocas y caen con cuentagotas, y los más fieles, seguramente por miedo a represalias, insisten en que la carrera aún no ha terminado. Todo indica que Trump no aceptará la derrota pronto, que insistirá en buscar vías judiciales inexistentes para justificar el clamor que le han robado las elecciones. No está previsto que haga un discurso de concesión, aunque su mujer, Melania, le estaría pidiendo que lo hiciera por el bien del civismo institucional. También es bastante significativo el silencio sepulcral de los líderes conservadores en el Congreso, que no han dicho ni pío desde hace bastantes días.

One thought on “Biden promete unir al país y controlar la pandemia: “Es tiempo de cerrar heridas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: