Qué son los abrasivos y para qué se usan

Diversos sectores como la industria automotriz, la carpintería, la artesanía y la construcción, utilizan sustancias y componentes denominados abrasivos para facilitar diversos procesos. Los abrasivos son sustancias cuya finalidad es actuar sobre otros materiales, cortándolos, desgastándolos o puliéndolos a través de la aplicación de esfuerzo mecánico.

Tipos de abrasivos

En general, los abrasivos se pueden clasificar en dos grandes grupos:

  1. Abrasivos naturales
  2. Abrasivos artificiales

Abrasivos naturales

Tal y como indica su nombre, los abrasivos naturales son aquellos que se encuentran presentes en la naturaleza, como es el caso del diamante, el cuarzo, la arenisca, el silicato de aluminio, abrasivos vegetales (como cáscaras de nuez y almendras) y el esmeril, un mineral muy duro utilizado normalmente para cortar.

No se recomienda el uso de abrasivos naturales en bruto en algunos procesos, dado que no consiguen acabados de calidad. Sin embargo, son populares en una gran variedad de procesos relacionados con chorreado y granallado durante la fabricación de componentes y en operaciones de mantenimiento de piezas industriales.

Usos de los abrasivos naturales

Según el tipo de proceso, es posible utilizar materiales con diferentes características. Su uso principal se encuentra en procesos como chorreado, granallado y arenado, que son limpiezas de superficie por impacto, técnicas que logran mejorar la superficie exterior de las piezas para obtener acabados óptimos y continuar aplicando recubrimientos en una etapa posterior.

Los objetivos de estas técnicas son variados, incluyendo:

  • Mantenimiento de componentes.
  • Tratamiento superficial.
  • Mejorar el acabado superficial.
  • Limpieza superficial.
  • Shot-peening.

Estos procedimientos son necesarios para eliminar calamina y herrumbre para posteriormente realizar tratamientos térmicos, cromados estéticos, galvanizado, anodizado y aplicar recubrimientos.

Abrasivos artificiales

Adicionalmente, tenemos los abrasivos artificiales, también conocidos como abrasivos aglomerados. Deben su nombre a que se utiliza aglomerante orgánico para cohesionar material abrasivo natural, cociéndolos en horno a temperaturas de 900 a 1250°C. Su aplicación principal se da en labores de corte, desbaste, pulido, afilado y rectificado.

La lista de abrasivos artificiales de alto rendimiento incluye los siguientes materiales:

  • Microesferas de vidrio, libres de silicio.
  • Corindón blanco y marrón. Ideal para chorreado de bronce, acero inoxidable, aluminio, latón y zamak.
  • Granalla cerámica, a base de Zirconio. Material autoafilado, perfecto para el lijado de alto rendimiento.
  • Granalla plástica. Aplicada por proyección e ideal para chorreado de superficies delicadas y eliminación de pintura sin dañar la superficie de materiales como aluminio y composites.
  • Granalla de acero inoxidable. Para procesos de limpieza, desbarbado, Shot Peening, compactación y acabados en general.

¿Cómo seleccionar el producto abrasivo adecuado?

A la hora de seleccionar el abrasivo adecuado, es necesario considerar los siguientes factores:

  • Las características del material a rectificar, su tipo y dureza.
  • Cantidad de material que se requiere eliminar.
  • La forma de la pieza, su geometría y el tipo de acabado que se desea obtener.
  • El tipo de máquina a utilizar.
  • El área de contacto para el proceso de rectificación.
  • Fluido de rectificado, en caso de que la aplicación se realice sobre húmedo.

Conocer estos detalles facilita la elección del tipo de abrasivo ideal para cada necesidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: